AGUA cmyk top

Fueron modificados los montos de las multas por derroche

El último ajuste es de abril de 2014. Se busca continuar desalentando el derroche de agua potable.

(Prensa EPAS 20/03/17) La Resolución EPAS Nº 34/17 publicada hoy en el Boletín Oficial dice en sus considerandos que “…estamos en presencia de un servicio público cuyo elemento constitutivo es considerado vital para el desarrollo humano…” y que es útil a “…prevenir el uso indebido del recurso…” el presente aumento de las multas por derroche de agua potable que están autorizados a aplicar todos los operadores de la provincia.

Los usos prohibidos todo el año las 24 hs.: el riego de calles pavimentadas con manguera o balde y el lavado de veredas y automóviles con manguera o hidrolavadora serán multados con $ 930.-, la primera vez.

Los usos restringidos todo el año de 8 a 22 hs.: el riego de jardines y/o cultivos y el riego de calles no pavimentadas, ya sea que se realicen con manguera, hidrolavadora o sistema de aspersión; y el llenando piletas, serán pasibles de multas a partir de $ 465.-, la primera.

El período considerado para la reiteración de estas conductas será de un año contado a partir de la sanción anterior, sufriendo las multas subas en su importe de acuerdo a un detalle que puede consultarse en www.epas.mendoza.gov.ar.

En el caso de la infracción por uso de agua potable extraída por conexiones clandestinas, el importe de multa ha sido llevado, para la primera vez, a $ 5.700.-

Multas y cuidado del agua potable

El sistema de multas por derroche de agua potable comenzó a regir en 2003 para ser aplicado por todos los prestadores de servicio: Aguas Mendocinas, municipios de Maipú, Luján de Cuyo y Tupungato y 148 comunitarios y comerciales.

La última modificación a los importes aplicados al infractor fue en abril de 2014.

El objetivo del sistema no es recaudatorio sino de cambio cultural; los mendocinos debemos aprender a valorar lo que para otros es un imposible: que el agua que sale por las canillas es agua segura para la salud.

Los servicios sanitarios son la principal herramienta de prevención de enfermedades, con costos para producirla y distribuirla hasta los hogares.